La cárcel – El Talego – Homicidas

La cárcel – El Talego

Es una experiencia de lo más baja el solo hecho de ir a parar con tus huesos a la cárcel.

En cierta ocasión conocí a un atracador profesional que parecía una persona de lo más afable y normal. Sin embargo era capaz de desarrollar una violencia inimaginable ante una situación de atraco.

Resultado de imagen de el mendigo asesino
el mendigo asesino – galería cubanito cuentacuentos

Era muy consciente de que de ser atrapado bien que le podía aquello costar una condena de unos veinte o quizá más años de privación de libertad.

Le pregunté sobre como era aquello de la cárcel y cómo eras tratado. Sobre todo en su caso que fue pillado in fraganti. Su respuesta fue escueta:

-Bueno julio, una vez que te han pillado y vas a parar a comunes (en prisión, la zona a donde van todos a parar hasta que reciben condena), y encima sabes que da la pena nadie te libra pues te pescaron de marrón, lo que estás es contando el tiempo para que salga el juicio y así cumplir de otro modo en un chabolo (calabozo individual o de a dos).

-Pero, no te comprendo. Continué.

-Mira, una vez que te dictan la condena y con mil duros en el bolsillo a diario solo has de dejar pasar el tiempo.

Así me lo soltó de tranquilo. Tenía decidido pasar el resto de su vida así: Delinquiendo. Le daba exactamente igual.

Resultado de imagen de juan asensio
juan asensio – galería cubanito cuentacuentos

También he conocido a traficantes de droga, estafadores, ladronzuelos, tironeros y muchos más.

Sin embargo, jamás conocí a homicida alguno. Que sepa yo, claro está.

Es por esto que considero de lo más interesante lo que hoy te ofrezco como añadidura a mi texto.

Jesús Quintero, alias El Loco, ha sido el tipo que más cárceles ha visitado de los que yo conozco; pero no como prisionero, sino que entrevistando a los condenados.

Impresionante lo que vas a escuchar. Te lo aseguro.

Gracias por tu soporte

julio d castro & jesús quintero – galería cubanito cuentacuentos – 

©foto: Emilia Carratalá

 

Ya es Primavera, pa Sevilla y olé

En Sevilla – galería cubanito cuentacuentos -©julio d castro

 

en sevilla – galería cubanito cuentacuentos – La Giralda de Sevilla
©julio d castro

Como casi siempre el tiempo se me ha echado arriba.

Debería de tener casi todo listo. Pero debido a contratiempos y a mi exceso de confianza, resulta que hoy mismo ha comenzado la bella primavera.

En Sevilla, diría yo, la estación más bonita y cargada de significado del año.

Salen las históricas procesiones de Semana Santa y al poco tiempo, zas, La Feria. Insuperable. Famosa en el mundo entero.

Por fortuna este año he sido invitado por una de mis editoras en La Editorial Punto Rojo de Sevilla.

Las palabras de “Valle”, mi citada asesora con nombre diminutivo de Virgen del Valle, fueron directas y con mucho cariño:

-Julio, Chany, no os podéis perder nuestra feria. Estáis invitados a nuestra caseta privada. Me refiero a la mía y de mis amistades.

Menudo honor, pensamos. A esta celebración has de ir con invitación. No hay otro modo de conocer este regia fiesta. A no ser, claro está, que vaya a la caseta del Ayuntamiento. Única abierta a todos los públicos. El resto, insisto, son privadas y por lo que tengo entendido, espectaculares. Pero si no te han invitado, no te dejaran pasar. Así son sus normas. Así es de exclusiva.

La Giralda de Sevilla galería cubanito cuentacuentos – ©julio d castro

Con lo enamorado que siempre he estado de Andalucía, nunca tuve tan fantástica oportunidad. Y creo, que a poco que las circunstancias me lo permitan, acudiré a esta cita casi obligada.

Todo un mes seguido de celebraciones. Primero las de orden religioso. Luego las de carácter festivo total. Una auténtica maravilla.

Si consigo acudir ya les contaré. Y si no lo logro, también algo contaré. Tanto de La Semana Santa como de La Feria. Palabrita.

Gracias por vuestro permanente soporte

Hotel Casa de los Mercaderes en Sevilla (trabajando) – galería cubanito cuentacuentos – ©Emilia Carratalá