Stupa

stupa de O.Sel.Ling – galería cubanito cuentacuentos

La primerísima vez en mi vida que tope con una estupa fue hace más de veinte años.

Aquello sucedió en un bello paraje de La Alpujarra Granadina y española, y mundialmente conocido de todos los budistas como El Monasterio de Osel u O.Sel.Ling.

Osel fue el niño español reconocido como la mismísima reencarnación de Lama Yeshe. Primer gran difusor del budismo tibetano en Occidente.

Ya hombre.

Osel – galería cubanito cuentacuentos

Fui a parar allí por pura casualidad.

Tuve que subir a lo alto de una loma.

otro día – subiendo la loma – galería cubanito cuentacuentos

Muy arriba.

Unos dos mil metros de altitud.

Un frío que pelaba.

Y eso que fui en Octubre.

Desde muy joven me fascinaron las culturas orientales.

Desde que los Beatles se fueron a la India, aquello se convirtió en uno de mis objetivos.

Nunca lo llevé a cabo.

Me basto con casi lo mismo.

La Sierra Alpujarreña Granadina y española es lo más parecido al Tíbet que probablemente exista en el mundo entero.

Dicho por los lamas coleguitas míos.

Recuerdo que sólo pregunte a un anciano amigo mío del pueblo de Pitres. Eduardo el del estanco. Así se le conocía.

Un verdadero pequeño gran hombre. Muy sencillo.

Hice negocios con él. No me fue nada mal.

También me indicó que aquel lugar, O.Sel.Ling, era muy interesante. Que a pesar de él no haberlo visitado nunca, sabía que lo era.

o. sel. ling. – galería cubanito cuentacuentos

Su hijo, Ángel Jesús (creo recordar) y alcalde de Pitres por aquel entonces, vino de Japón e instaló una sucursal de la fábrica de zapatillas de ballet más importante del mundo. Japonesa.

En Pitres.

galería cubanito cuentacuentos

Era muy conocedor sin haberse, desplazado nunca, de la cultura japonesa. Lo más en Oriente.

Hasta tofú comía el viejo.

Así que subí a la altura. Peregriné.

Iba con mi bóxer. Compañero inseparable durante años.

Muy bien adiestrado.

Me cuidaba.

Me protegía.

Lo necesitaba.

De nuevo me veo limitado en el número de palabras.

Sigo:

Llegué, como antes anoté, de pura casualidad.

Pero a la vez quede prendado por tan maravillo y desconocido espectáculo para mí.

Había un monje, con el cual y más adelante forjaría una gran amistad. Y otro hombre.

El paisaje casi indescriptible.

lama yeshe – galería cubanito cuentacuentos

Siempre he sido malo en estos menesteres. Veamos:

Era por otoño.

Las hojas estaban ya de color marroncillo y caídas por los suelos.

Sin embargo la Estupa estaba meticulosamente cuidada y rodeada de bonitas flores de todos los colores.

Y este monje y aquel hombre, con aspecto muy apesadumbrado, no cesaban de dar vueltas en el sentido de las agujas del reloj alrededor de ésta.

Yo, muy tímido y en silencio, no paraba de observar tan novedosa situación para mí.

Llegó el monje.

Juan, el monje, me pregunto:

– ¿Necesitas algo?

-No exactamente – le contesté – Sólo vengo de visita. Me han dicho…

Y me interrumpe:

-Sigue el caminito hacia el cortijo y pregunta por una monja que se llama Inga.

Recorrí aquel senderito algo mosca.

De repente tropecé con los malhumorados perritos tibetanos del lama residente y menos mal que Morro, mi perro, era muy educado y los ignoró.

Menos mal.

He visto a mi perro partir el cuello a otro por tocarle un poquito eso que se conoce como “pelotas”

Aquel día jamás lo podré olvidar.

Aquel día conocí a Inga.

Sin lugar a dudas mi gran maestra.

La que me inicio en este largo camino al que según muchos he regresado.

Dieron comienzo mis retiros de silencio simulado. Siempre he llevado como mínimo la radio conmigo, sino todo un equipo de música. No lo puedo evitar. Y qué decir del avituallamiento.

En ese sentido soy occidental al cienc por ciento.

También comenzaron mis enseñanzas.

gompa – enseñanzas en o sel ling – galería cubanito cuentacuentos

Largas.

Repetitivas.

Casi interminables.

No en balde soy profesor de budismo. O mejor dicho, “buda teacher”.

Aunque no ejerzo.

No me considero capaz.

O quizá sea mi ego exageradamente acentuado.

No lo sé.

Veremos.

Desde aquel primer día quede atrapado por tan exóticos procederes y pensamiento.

Me explicaron en muchas ocasiones que había regresado y no encontrado a nadie ni nada.

Nada más,  partí en vidas anteriores y he decidido regresar a la shanga laica del mundo kagyupa.

A pesar de tener una formación gelupa al cien por cien, estoy vinculado por karma a los linajes nigma y kagyu.

Y un olvido:

La Stupa es con toda seguridad el símbolo más significativo del budismo.

Es  más larga la explicación.

Por eso te facilito este enlace:

Y este otro:

Estupa

La Stupa es el lugar más indicado para intentar alcanzar realizaciones.

Como antes anoté, se puede charlar inclusive mientras vas dando vueltas alrededor de ella en el sentido de las agujas del reloj.

A mí, en particular, siempre me gustó más el modo católico empleado por grandes pensadores.

O sea, caminar en línea recta atrás y adelante.

O simplemente pasear.

Con la mirada algo baja e inmerso en tu pensamiento sutil y profundo.

Así, más o menos, soy yo.

En otro día o mejor ocasión sigo.

He aquí pues el mantra del amor y de la compasión.

El primero que me fue transmitido.

Fue Inga. La monja escandinava.

La mejor.

Om Mani Padme Hum

Saludos a todos y gracias por vuestro permanente soporte.

mi-caravana-134
julio d castro – galería cubanito cuentacuentos
om - galería cubanito cuentacuentos
om – galería cubanito cuentacuentos

Carta de un Policía Nacional a algunos medios de comunicación

meditación-mi-caravana-097.jpg
julio d castro – galería cubanito cuentacuentos

 

En ocasiones leo trabajos de gente normal de a pie que me sorprenden.
Buenos. Muy buenos.
No soy un habitual del reblogueo.
Pero considero que en ocasiones es muy necesario.
Sobre todo en beneficio del lector.
Es lo que en verdad me interesa.
Me conmueve.
Me apasiona.
Espero que este post que hoy comparto contigo, aunque de hace un par de años pero muy leído, sea de tu agrado estimado lector.
Saludos a todos y gracias por vuestro continuo soporte

El cántaro del Aguador

El “policía opresor y torturador” frente a la “pacífica ciudadana manifestándose por una causa justa”


Señores periodistas:

Lo primero de todo darles las gracias de parte de todos los Policías que cada día se juegan el tipo en la calle. Gracias por complicarnos aún más el trabajo. Gracias por contar las noticias como les ha dado la gana. Gracias por confiar antes en personas que han estado detenidas que en los agentes que salen cada día a la calle para protegerles. Gracias por hablar en los medios sin conocimiento de causa. Gracias por el clima de crispación social que han logrado.

Mire, nosotros no sabemos si esta avalancha de noticias son una maniobra política para desprestigiar o simplemente porque no hay nada mejor que contar. Lo que sí sabemos es que gracias a estas noticias cada día tenemos más complicaciones en la calle. Los detenidos nos gritan, insultan y…

Ver la entrada original 1.198 palabras más

Sergio Castillo – Músico

sergio castillo – galería cubanito cuentacuentos

Despedida

Lunes, 04 de julio de 2016

Este artículo pensaba publicarlo en Facebook; pero al final he decidido hacerlo en el maravilloso mundo de WordPress.

Mi amigo y compañero de colegio https://es.wikipedia.org/wiki/Sergio_Castillo_(m%C3%BAsico) se merece de todo lo que yo pueda ofrecerle, lo mejor.

Va por ti Sergio. Va por ti.

Hoy ha llegado el momento.

Si tienes amigos en este barrio a los que piensas eliminar por no interactuar, qué decir de aquellos que desafortunadamente han fallecido.

En mi lista hay varios.

Además de los que conocí personalmente.

Algunos desde niños.

Tal es el caso que hoy me ocupa.

Me refiero a Sergio Castillo.

sergio castillo – galería cubanito cuentacuentos

Uno de los mejores percusionistas que ha nacido en España.

Si bien cubano, también español.

A Sergio le vi coger la primera baqueta de su vida.

Le vi dar los primeros porrazos al tambor. Ya se sabe…

Sucedió en el internado del colegio malagueño ACFI (actualmente Cerrado De Calderón)

Fue una sorpresa que el padre Izquierdo, director del internado y misionero en Alaska de vocación, que nos dio con la finalidad de formar un grupillo musical.

Por aquel entonces cantaba bastante bien y de hecho fui vocalista de un par de grupillos de escuela. Nada importante. Pero muy divertido.

De buenas a primeras observamos como muy educadamente Sergio se iba apartando de nosotros.

Comenzaba a germinar en el ese genio que más tarde demostraría al mundo entero ser.

Su padre, un tipo estupendo, le compró una batería a todo meter y le habilitó el garaje de la casa para él así poder ensayar y crecer.

Siempre he sido de la opinión que la máxima obligación de todo padre es ayudar a tus hijos hacer realidad sus sueños y no imponerle a él los suyos.

¿Me explico?

Sergio tuvo esa gran suerte y ese gran padre.

Padre que fue inmensamente gratificado con el paso de los años.

Sin contar esa época que todos tenemos de total desarrollo personal y por lo tanto te sueles desconectar algo de tus seres más próximos, Sergio y yo mantuvimos un gratificante contacto con el paso de los años.

Jamás se le subió el éxito a la cabeza.

sergio castillo – galería cubanito cuentacuentos

Siempre procuraba pasar desapercibido.

A él lo que le iba era la música. Nada más.

Pasados bastantes años, topé con él en Almería.

Fue durante la gira de Los Viejos Roqueros Nunca Mueren.

Increíble aquel show de bueno que fue.

Y así continuamos nuestra amistad. De lejos. Aunque estrecha.

Gracias a los avances tecnológicos de nuevo pude contactar con él.

Supuso una gran alegría.

A la vez satisfacción.

Tuve el honor y la suerte de haber estado chateando con Sergio durante un par de horas una semana más o menos antes de su partida.

En aquella conversación hablamos de muchas cosas.

Se le notaba que quería recordar algo de sus inicios y juventud.

Yo le ayude.

También hablamos de su hermano mayor Demetrio. También fallecido.

Era consciente de que no estaba bien. Pero no lo era de la gravedad.

Hoy me despido definitivamente de todos mis amigos fallecidos y anotados en mi página.

Creo que es lo mejor.

Saludos a todos y gracias por vuestro soporte.

galería cubanito cuentacuentos
galería cubanito cuentacuentos