Studio 54

Studio 54 – New York

 

Studio 54 & me

Hace varios años publiqué algo sobre Studio 54. La discoteca más espectacular que toda persona con ganas de mucha, pero que muchísima marcha, pueda soñar con visitar.

Aquel post quedo del todo incompleto. Nada anoté.

Perfil Facebook

Entre otro más de los cientos de metas que me he venido trazando a lo largo de la vida, ésta sí que me satisfizo. A tope.

De cómo logré entrar en la disco poco tengo que contar. Me puse en la cola no muy mal acompañado 😉 y bastante bien acicalado. Bueno, para la época.

Eso sí: Un buen cadenón de “colorao” (oro) al cuello y bien trajeado de negro. Qué menos.

Vaya, una mezcla de atuendo bien estudiada de entre lo europeo y lo latino. No me salió mal.

En fin, en uno de mis viajes

a California y con parada en New York decidí quedarme un par de   días con el único objetivo de entrar en Studio 54.

La amiga que me acompaño, que todo hay que decirlo, estaba por aquel entonces bastante involucrada en la movida teatral neoyorkina, así que pienso que gracias a ella pude entrar. ¡Qué caray!

Aquella época fue del todo desmadrada. Y toma nota, apreciado lector, cuando anoto “desmadrada” lo digo en América.

Y, amigo mío, un desmadre a la americana es mucho desmadre.

De coca, alcohol y canutos hasta las cejas. De otro modo allí no habría modo de adaptarse.

Conste que en ese lugar había absolutamente de todo lo imaginable. Se puso de moda. Para la desgracia de muchos años más tarde.

Con el mogollón de gente famosa que te podías encontrar por allá…

Pero en tales estados de ebriedad casi que no te dan chance para hablar con nadie que no sea algún conocido tuyo.

No es porque la gente fuese antipática. Ni mucho menos. Todo lo contrario.

Fue debido a la dificultad con el idioma, a pesar de que lo chapurreo casi a la perfección, e insisto, el despanoche de to quisqui y siempre con el miedo y la alerta de no verte involucrado en una situación comprometida; pues iba algo timidón.

Sólo al principio. La verdad.

Después fue muy divertido aunque al día siguiente con el resacón casi que caigo preso en el aeropuerto.

¿Qué aspecto tendría? A saber…

Menos mal que en esos momentos no llevaba arriba ni un solo petardo. De no ser así, se me hubiese complicado y mucho el viajecito de las narices.

Increíble. Todo. Espectacular.

Ni una sola palabra de las que se apuntan en el documental extenso que adjunto es mentira. Todo es radicalmente cierto.

Así que para qué marear la perdiz más. ¿No te parece?

Desde luego que consta una anécdota. Mi vida está llena de ellas.

Conocí aquella noche a uno de mis ídolos: Al Pacino.

Un tipo muy simpático. En serio.

Aunque ante la tirada de tejos permanente a la periquita que me acompañaba y el colocón que el menda calzaba, opte por felicitarlo y bla, bla, bla. Luego, me quite del medio en compañía de aquella belleza.

Esto que escribo no lo hago con ánimo de criticar ni mucho menos censurar.

El hecho de que en la disco casi todo el mundo anduviese pasado de rosca era lógico. De lo más normal.

Allá se iba a festejar y no a comerse el coco.

También vi a otros muchos. Pero tras haberme quedado con la copla decidí meterme de lleno en fiesta y pasar de curiosear. Para qué.

En definitiva, pasé una noche enterita en Studio 54 y casi que apenas que me acuerdo de lo que hice.

Mal rollo. Pero así funcionaba la vaina.

Hoy incluyo en este post tres clips que me resultan los mejores en cuanto a lo que haya publicado sobre esta famosa  e irrepetible discoteca.

El primero con una muy buena selección de la música que allí se pinchaba. Estupenda.

El segundo con un extenso documental sobre Studio 54.

Y el tercero, pues una hora larga de música pinchada única y exclusivamente allí.

Para los nostálgicos y los que hayan conocido La Gran Manzana de aquella época seguro que le haré pasar un par de horas muy agradable.

Ese es el objetivo final que persigue todo buen bloguero: Entretener, formar e informar.

Nada más y nada menos.

Saludos a todos y gracias por vuestro soporte.

Amor - ricardo valdim

Anuncios

Autor: julio d castro

Soy El Cubanito cuentacuentos. Se me conoce algo por la casi infinita blogosfera. Espero te guste mi pequeño mundo y espacio virtual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s