Gabriel García Márquez… Casi ná

ego3

“La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado.”
— Gabriel García Márquez

Rebuscando en su página de Facebook, topé con esta frase del genial maestro. Aparentemente, escrita por él pocos meses antes de su fallecimiento. Y digo supuestamente, porque como ya se sabe cayó en las garras de esa terrible enfermedad que poco a poco te va borrando la memoria al extremo de ni tan siquiera poder reconocer a tus seres más allegados.

Cruel paradoja. Él, que tanto evocó a los recuerdos. Y a la memoria. Tal como escribió en su magnífica novela “Crónica de una muerte anunciada” ésta de entre tantas otras frases:

 – Cuando me despierte -dijo él- recuérdame que me voy a casar con ella.

Sólo he leído cuatro libros suyos: “Cien años de soledad”, “Crónica de una muerte anunciada”, “El amor en los tiempos del cólera” y otra cuyo título no recuerdo; pero que más o menos va del polvete de despedida de un señor de edad avanzada. Quién sabe. Puede que estuviese narrando su última aventura amorosa.

Pero no. No os voy a distraer con lo que to quisqui ha venido rasgueando sobre el maestro durante estos últimos dos días.

Me voy a ir totalmente por las ramas. Les voy a resonar un congreso literario celebrado en Méjico hace bastantes años y del que salió algo trasquilado.

Los grandes lingüistas y expertos, y doctos en la lengua castellana o español como el bien prefería definir lo pusieron a parir tras su ponencia.

Vaya, que a poco que lo expulsan del dichoso congreso.

Él, sólo perseguía abreviar. Su intención era tremendamente sencilla. Su objetivo: procurar unir más aún o del todo a los hispanoparlantes.

Sí. A todos los que presumimos y nos sentimos orgullos de nuestro idioma. Lengua que mal que le pese a los anglosajones, después del chino ocupa el segundo lugar de gente en el mundo que más habla.

Y fíjense si el es tema es serio que en Los Estados Unidos De Norteamérica, se han puesto pero que muy requetebién las pilas al respecto. A cada día que pasa son más los norteamericanos decididos a estudiar el español.

Pero de nuevo me estoy saliendo del tema que me ocupa.

La propuesta de García Márquez fue muy escueta a la vez que revolucionaria. Escandalosa. Indígnante. No cabía lógica alguna en ésta.

Era muy necesario, según expuso, eliminar letras del diccionario. Obviamente se refería a las consonantes. También lo era el tema de los acentos y puntuación. De ese modo nuestra lengua se haría mucho más ligera y fácil  de entender entre la inmensa mayoría de todos nosotros.

Cómo se iban a eliminar letras de nuestro alfabeto. Cómo se iban a solucionar las cuestiones de las dichosas tildes o acentos, o la jodida asignatura pendiente de casi todos los que escribimos: la puntuación.

Explicaba que en ese sentido los anglosajones eran tremendamente mucho más prácticos que nosotros. Su idioma, al carecer de tanto barroquismo era mucho más accesible que el nuestro.

Y, dado que el blog me limita en cuanto al número de palabras por publicación, estando a punto de convertir este articulillo en un adoquín, les demostraré sobre la marcha a qué se refería este fenómeno de la literatura universal.

E sido d los primeritos en unirme a la propuesta del maestro.

Prokuraré no marear konsiderablemente la perdis aunke el jesto resulte algo pedante.

En su dia, un katedratiko d La Unibersidad de Malaga, definió mi modo d eskribir como kaotico. Aora, eso si , me bisitaba a diario

Sin embargo, todos aquellos ke me leían me komprendían.

En esta brebe esposision ke duda kabe d ke estoy esajerando vastante.

No ostante, no ay + ke ber a la peña uasapeando o enbiando mensages para comprovar  ke no cave duda respecto al echo inegable d ke algo esta camviando a pokito a poko nuestra ortografía.

Koncluiendo: menudo koñazo a sido en esta okasión poner el dishoso egemplo ya qe mi prosesador d testos me korrige automatikamente casi todas las falta de ortografía que e benido cometiendo.

Pues sí, apreciados lectores, esta fue la escandalosa propuesta del Premio Nobel de Literatura.

Para terminar, simplemente les apuntaré que el mismísimo Borges, otro Nobel de Literatura, lanzo que prefería leer nuestro maravilloso Don Quijote en Ingles antes que en castellano porque le resultaba muchísimo más fácil de comprender.

Saludos a todos y gracias por vuestro soporte.

normativas, rules

 

Anuncios

Autor: julio d castro

Soy El Cubanito cuentacuentos. Se me conoce algo por la casi infinita blogosfera. Espero te guste mi pequeño mundo y espacio virtual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s