Behind Blue Eyes

Un lustro atrás, por fortuna, Fernando topó con una bella mujer de ojos azules y larga cabellera rubia.

Curiosamente, de apodo: Tribeka. Aunque su nombre real: Gema.

Y, aquello exactamente fue lo que supuso tal acontecimiento para mi buen amigo Fernando. O sea, encontrar sin buscar una preciada piedra preciosa.

No obstante, aquel encuentro duró poco. A veces, la felicidad es fugaz aunque a la vez tan intensa que nunca jamás se llega a olvidar.

Del mismo modo que Tribeka se cruzó en el camino vital de Fernando, ésta desapareció. O, mejor dicho, ambos así lo decidieron. A modo de pacto silencioso. Cada uno, por su lado, estaba comprometido.

Ninguno albergaba la intención de hacer daño a terceros. Optaron por sacrificar su felicidad en beneficio de otros que para ellos sólo supondría sufrimiento.

Él, jamás recuperó la alegría. Ella, tampoco.

A él, todos sus amigos le comentaban: -Has dejado de reir como antes. Con lo alegre y parlanchin que eras. Y, por respuesta sólo alcanzaba a responder con una sonrisa.

A ella, sin embargo, todas sus amigas le preguntaban: -¿Qué tristeza escondes tras tus bellos ojos azules-? -Viejos y bonitos momentos- replicaba- que nunca se repetirán. 

Anuncios

Autor: julio d castro

Soy El Cubanito cuentacuentos. Se me conoce algo por la casi infinita blogosfera. Espero te guste mi pequeño mundo y espacio virtual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s