EGOISMO!!!

Aquel día, hice un gran esfuerzo. Es éso, lo único que a duras penas alcanzo a recordar.

Pasé, una noche terrible. Mi sueño, fue abrumador. Pesadilla tras pesadilla. Despertar tras despertar. En uno de aquellos extrañas e incluso aterrantes sueños, salté de la cama muy angustiado. Hice, lo que casi nunca: encendí un cigarrillo y con éste entre mis dedos comencé a dar vueltas por el diminuto salón de mi estudio en una especie de estado de psicosis aguda.

Reflexioné. Cavilé. Me sentía, como una especie de fiera dando vueltas en una jaula intentando hallar con la salida. Obviamente, sin ser consciente de que cuando estás encerrado en una jaula el mero hecho de poder salir o escapar de la misma es poco más o menos que imposible.

No obstante, entre elucubración y pensamiento desornenado acudió a mi mente un recuerdo prácticamente borrado de mi memoria: Ella.

Aquella mujer, me tuvo atrapado durante años. O quizá,¿no sería mejor apuntar: yo a ella? Fue tal mi amor por ella que cuando me soltó de buenas a primeras que lo nuestro había concluido, no fui capaz de reaccionar. Solamente rompí a llorar desconsoladamente con una pregunta única:

– ¿Pero porqué? 

-Ya, no me llenas. Ya, no siento nada por tí. Al principio, te creía un hombre incomparable. Pero, en estos últimos meses te has vuelto monótono, aburrido y lo peor: no me satisfaces en la cama.

Así de fría fue su respuesta.

Seguía, en estado de shock y sin reaccionar. No, fui capaz tan siquiera de darle un solo argumento para que permaneciera a mi lado. Simplemente le dije:

 – Bueno, pues si así lo has decidido, pues que así sea.

Y, se marchó como si de una noche de lujuria con una recién conocida se tratase.

Es, por esto precisamente que al principio de esta redacción inicié escribiendo:

 “Aquel día…”

Y, sí. Fue un gran esfuerzo el que tuve que hacer aquel día y después de tan mala noche. Pero, no para ir a trabajar. Tampoco para desempeñar mis labores cotidianas.

Lo duro para mí, fue tener que reconocer en mi fuero interno que en el fondo ella tenía toda la razón.

Nunca fui un hombre apasionado. De hecho, tampoco soy creativo o ingenioso.

 Vaya, que a mi lado cualquiera se aburre. Sobre todo una mujer.

Han pasado ya, casi diez años. Y,¿sabéis qué? Sigo solo. No he vuelto a encontrar a otra mujer que me diese la oportunidad que ella me brindó.

Existimos gente en este loco mundo que somos incapaces de hacer feliz a nadie. Sobre todo, a esa persona que comparte su vida contigo. Y, la razón o explicación es muy simple.

Se resume, en una exclusiva palabra. En, un solo hecho.

Pensamos que todo gira alrededor nuestro y que todo lo hacemos bien, y por supuesto damos por sentado que sea quien sea debe sentirse muy cómoda y a gusto contigo. Craso error.

Esa palabra es esta: EGOISMO!!! 

 

 

 

Anuncios

Autor: julio d castro

Soy El Cubanito cuentacuentos. Se me conoce algo por la casi infinita blogosfera. Espero te guste mi pequeño mundo y espacio virtual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s