Tras akel alba

Tras akel alba, amaneció con tal claridad, ke me impidió kedar acostado hasta el mediodía.

 

Sé, ke no es buena costumbre; no obstante casi nunca voy a la cama, como norma general, sobre las cuatro de la madrugada.

Esta vaina de ser uno más entre miles de escribanos, poco a poco me está consumiendo. Pero no desisto.

Leo, escribo y viceversa. No existe otra regla para convertirte en ensayista.

Al final, le di gracias al sol. Me despertó y pude continuar, a duras penas con mi labor.

Piensa en ello, apreciado lector.

 

 

 

 

Anuncios

Autor: julio d castro

Soy El Cubanito cuentacuentos. Se me conoce algo por la casi infinita blogosfera. Espero te guste mi pequeño mundo y espacio virtual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s