-Hubo contagio…

Corn, lo intuía. Qué intuia ni vainas. Lo sabía. Pero nada pudo hacer.

Sería un malnacido el que la contagiase. Ella, a pesar de su edad más que madura, era de las ingenuas y ingenuos, porque en este saco caben todos, de los que pensaban que nadie le gastaría tan mala, baja y sucia jugada.-

Pues, se equivocó…

Al igual que todos aquellos que ni lo saben. Como la historia del clip. En ese momento ya es demasiado tarde. El VIH ha comenzzado su escaslada piramidal

Anuncios

Autor: julio d castro

Soy El Cubanito cuentacuentos. Se me conoce algo por la casi infinita blogosfera. Espero te guste mi pequeño mundo y espacio virtual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s