-Mal asunto…

La paradoja de tan desagradable e inadmisible historia es que al “ninato” lo ampara la ley. Vaya, que estando perfectamente localizado, las autoridades no lehayan hecho un requerimieno simplemente para aclararle:

– “proteger” NO es = A ME PUEDO PERMITIR HACER LO QUE ME SALGA DE LAS NARICES. SOY UN INTOCABLE-

Y evitar llegar a extremos como éste. Conste, que la historia es larga.

Anuncios