-No…

No existe, hombre capaz de resistirse a los encantos de esta real hembra.

Mezcla, de razas, explosiva. Hispana, árabe y un poquito más.

No es alazán; más yegua, de pura sangre; que bien muchos quisieran tan siquiera alcanzar a poner la punta de la bota, en el estribo izquierdo de su montura…

Está claro. Este carroza, que redacta; hoy, se ha levantado cachondo y al oírla, se ha envenenado con esta maravilla del mundo…

Un saludote a todos y a disfrutar el oído y la vista…

Otra cosa, no puede ser…

Anuncios